• Desarrollar intervenciones que, a través de instancias de formación y expresión, con base en el método de la Comunicación no Violenta, permitan el abordaje de situaciones problemáticas actuales, relacionadas con la convivencia pacífica y con la participación ciudadana, contribuyendo a la creación de nuevos paradigmas promotores de cambio social y generadores de Cultura de Paz.
  • Promover aprendizajes de pautas de convivencia: co-construir, transformar, descubrir, provenir.
  • Generar nuevas respuestas pacificadoras del entorno frente a situaciones conflictivas proponiendo otras formas de interrelación.
  • Propiciar la adquisición de habilidades sociales, utilizando estrategias de autogestión de las emociones.
  • Generar preguntas que motiven la reflexión, estimulen el “reconocimiento” y la comunicación eficaz con el cercano.
  • Promover la construcción colectiva de lazos empáticos para poder trabajar colaborativamente, desde la metodología del aprendizaje cooperativo.
  • Legitimar a los participantes en su rol activo como agentes posibles de cambio y replicantes en sus comunidades.
  • Ofrecer herramientas para el efectivo ejercicio de los derechos, como acción concreta de gestión de convivencia y participación ciudadana.
  • Propiciar espacios de reflexión y debate sobre las violencias y los roles dinámicos que ocupan los protagonistas de situaciones conflictivas que conllevan vulneración de derechos evaluando las intervenciones posibles.